¡Siempre pícaros!

Autores/as:
José Gabriel López Antuñano

Materias IBIC - BISAC

  • D - LITERATURA Y ESTUDIOS LITERARIOS

Resumen

La España del siglo XVII, inmersa en una decadencia política, social, económica y ética, se refleja en la novela picaresca, entremeses y poesía satírica, relevando a la literatura renacentista, que recogía gestas y epopeyas de un imperio en el que el sol no se ponía. En esta España, mientras unos pocos mantenían posiciones de privilegio; otros procuraban salir de ambientes sórdidos, de notoria pobreza o marginación, mediante la astucia, las trapacerías o conductas taimadas. Buena parte de la literatura del XVII recogió con la deformación de la sátira, los comportamientos de los desheredados, que pretendían mejor fortuna, valiéndose del engaño.

Los relatos de pícaros decayeron en el siglo de la Luces, pero no los personajes que, una vez abandonaron el papel impreso, cobraron protagonismo en la vida real, hasta el punto que la idiosincrasia del pícaro se transmite en los españoles, hereditariamente: ¡Cuántos personajes de hoy con su reata de embaucamientos no inspirarían a escritores de ayer!

Siempre pícaros se alimenta de la mejor tradición de la picaresca española y sube al escenario embelecos presentes con fábulas del pasado. En los tres entremeses que se recogen en esta obra (El otro estudiante de Salamanca; Con gracejo sevillano; y Embustes eruditos), con variados argumentos, se reconocen en personajes y situaciones de ayer nuevas formas de dar la puñalada de pícaro: servirse de engaños para embaucar a incautos, practicar la impostura política o social para lucro o posicionamiento personal, reescribir la historia con postrelatos, conseguir títulos académicos, ejercitar ingeniería financiera, etcétera.

Siempre pícaros tiende puentes con pasajes de tiempos pretéritos y textos de Quevedo, Salas Barbadillo, Alemán, Espinel, Vélez de Guevara, etc, entre aquella España y escenas contemporáneas, donde usted, amable espectador, distinguirá sobre el escenario a los nuevos pícaros o donde, acaso, usted mismo se reconozca. Pero no se preocupe, todo es ficción y deformación extrema y, quizás, inexacta de la realidad, porque nosotros somos así.

Cubierta para ¡Siempre pícaros!
Publicado
enero 1, 2018