A teoria dos direitos animais de tom regan: ampliando as fronteiras da comunidade moral e de direitos para além do humano

Autor/es:
Luciano Rocha Santana

Materias IBIC - BISAC

  • JFFZ
  • JMTC
  • 4GE

Resumen

Además de un concepto filosófico, la expresión “derechos animales” designa un creciente movimiento de justicia social, cuyo programa revolucionario no se limita a proponer reformas en el sistema actual, buscando que haya un tratamiento más humanitario de los animales, sino que persigue la abolición de dicho sistema que se basa en la explotación animal institucionalizada. El objetivo principal de esta tesis es analizar las aportaciones y deficiencias de la visión de los derechos animales adoptada por Tom Regan, con el fin específico de evaluar en qué medida tal visión constituye una argumentación adecuada al reconocimiento moral de los animales no humanos. Para alcanzar tal objetivo, se ha utilizado como recurso metodológico la investigación bibliográfica y documental de carácter exploratorio, descriptivo y, sobre todo, explicativo y analítico de las obras del autor mencionado, tomando como fuente literaria principal The Case for Animal Rights. Nuestra investigación revela que la preocupación reganiana primordial es a nivel macro, no micro, y que cuestiona la moralidad de ciertas costumbres, organizaciones y actividades en un sentido amplio, como la ganadería y la investigación biomédica. Dicha visión, aunque incompleta, reconoce, explica y articula, sin embargo, un conjunto de principios necesarios al planteamiento de la teoría de los derechos animales. Adhiriéndose al pensamiento filosófico de Immanuel Kant, Regan revela su creencia en la razón como único medio para alcanzarse una verdadera ética fundada en la libertad. No obstante, en su construcción deontológica, Regan se separa de Kant y se aproxima a Jeremy Bentham y los utilitaristas, en cuanto a la descentralización moral del universo exclusivamente racional y, por ende, humano, al reconocer el estatus moral privilegiado de ciertos animales no humanos, afirmando que no deben ser tratados como simples medios para fines humanos, ya que están dotados de “valor inherente”. Al tener creencias, deseos, memoria, percepción, intención, autoconsciencia y sentido de futuro, en suma, al disponer de consciencia compleja y bienestar, estos seres denominados “sujetos- de-una-vida” –mamíferos, aves y probablemente peces, mentalmente normales de un año de edad o más– poseen una “autonomía de la preferencia” –o sea, la capacidad de actuar en busca de la satisfacción de sus deseos–, condición suficiente para que se les atribuya un valor inherente y se haga el consiguiente reconocimiento de su “derecho moral básico a un tratamiento respetuoso”, que se traduce en los derechos a la vida, a la integridad y a la libertad, ampliando, de este modo, las fronteras de la comunidad moral y de derechos hasta límites que van más allá de lo humano. Con todo, los nuevos hallazgos científicos resumidos en la Declaración de Cambridge demuestran que, además de los mamíferos, aves y peces, otros animales poseen consciencia, lo cual hace ver la limitada comprensión que Regan tenía acerca de la vida mental de los animales. Aparte de ello, el criterio sujeto-de-una-vida resulta rehén de la tradición filosófica aristotélica basada en la razón, al exigir diversos atributos cognitivos de los candidatos para ingresar en el club de la moralidad. La idea de autonomía de la preferencia, otrosí, excluiría miles de millones de seres humanos y no humanos del ámbito del significado ético. El excesivo individualismo contenido en la idea de valor inherente, oriundo de su visión kantiana, que ve el mundo como átomos aislados, en contraposición a una visión holística e integradora de los diversos elementos de la naturaleza, también merece severas críticas, ya que en la práctica apenas aumentaría la cantidad de privilegiados “titulares de derechos” depredadores del ambiente natural. La concepción de derecho moral, en tanto que pretensión válida justificada por el principio de respeto, contiene un carácter eminentemente exclusivista contra el que otras propuestas éticas, como la ecofeminista del cuidado y la ecología profunda presentan alternativas más inclusivas. Debido a las características de universalidad, igualdad, inalienabilidad y naturalidad de los derechos morales, dichos derechos no serían plenamente aplicables a animales no humanos. El ideal de la teoría igualitaria de los individuos sería matizado por la desigualdad real en la toma de decisión práctica mediante la aplicación de los principios de minimización cuantitativa y cualitativa, ya sea en los diversos conflictos cotidianos entre humanos y no humanos, o bien entre especies distintas de no humanos, aún más considerándose la realidad multicultural que interfiere en las relaciones interespecíficas. La aplicación diferenciada del deber positivo de asistencia a humanos y no humanos, debido a la posición no paternalista en las relaciones depredador-presa, también revela una contradicción interna de la noción reganiana de derecho como deber contrapartida.

Número de Páginas: 193.

Formatos digitales: PDF.
Cubierta para A teoria dos direitos animais de tom regan: ampliando as fronteiras da comunidade moral e de direitos para além do humano
Publicado
enero 1, 2016
ISBN-13 (15)
9788490126899
Fecha de primera publicación (11)
2016-01-01