La educación kuna: introducción del sistema educativo occidental en la cultura kuna de Panamá

Autores/as:
Gaspar Félix Calvo Población

Materias IBIC - BISAC

  • JH - SOCIOLOGÍA Y ANTROPOLOGÍA
  • JHM – Antropología
  • JHMC - Antropología social y cultural, etnografía

Resumen

Hasta los inicios del siglo XX los kunas tenían un sistema de educación que perpetuaba su cultura y sus valores. Pero coincidiendo con la separación de Panamá y Colombia y, tras el nombramiento del primer presidente de la instaurada república, el indígena Róbinson se dirige a éste para pedirle que instale escuelas entre su gente a fin de que no sean engañados por los comerciantes que transitan por aquel mar. El había sido enviado junto con un hermano a los EEUU y había sido educado por el capitán de un barco. Este sería el punto de partida que iba a favorecer los anhelos de los gobernantes que deseaban civilizar a las tribus que habitaban en el territorio panameño y se podría poner en práctica los ideales de la nueva constitución.

Los medios empleados para conseguir tal fin fueron diversos. En un primer momento se envían indígenas a la ciudad de Panamá para que aprendan el modo civilizado y luego sean transmisores en sus comunidades; con esta intención se crea una escuela de indígenas en la capital y se otorgan becas para los estudiantes. A esta medida le sigue el envío de un misionero católico a las islas habitadas por los indígenas.

Aunque su tarea estaba enfocada más a la evangelización, no deja de lado la educativa ya que ésta era un soporte imprescindible para la otra. Mientras estuvo en el poder el gobierno conservador el misionero contó con el apoyo de los mandatarios, pero en 1913 los liberales toman las riendas de la nación y se permite la entrada al territorio kuna a la misión protestante; para entonces la misión católica había abandonado las islas.

Esta nueva misión también persigue la evangelización y el hacer prosélitos, pero va a suponer un cambio muy grande para los indígenas; sus enseñanzas eran diferentes, hasta enfrentadas a las católicas, y deben aprender una nueva lengua, el inglés. Los liberales no creían que el mejor modo de civilizar a los indios fueran las misiones y con el paso del tiempo comprendieron que la misión protestante no contribuía al proceso civilizador deseado por el ejecutivo. Entre los indígenas surgieron enfrentamientos y divisiones, unas motivadas por los que aceptaban o rechazaban a los misioneros y otras por aquellos que eran partidarios de una u otra misión. Pero sus más incondicionales se vieron beneficiados con becas, algunas de ellas para realizar estudios en el extranjero.

En materia escolar el momento clave es la visita que realiza el presidente de la República a las islas en la que propone a los dirigentes la creación de escuelas. Solamente cuatro islas responden de modo afirmativo, éstas se hallan ubicadas en el sector centran y son las que habían tenido más relación con las misiones. Un año después, en 1916 se abrían las escuelas de Narganá, Corazón de Jesús, Playón Chico y Tupile.

El malestar fue creciendo entre los indígenas y también los intentos de rebelión, incrementados en gran parte por los abusos cometidos por la policía que acompañaba a los maestros con el pretexto de defenderlos. En 1921 morían dos indios defensores de la civilización y la misión católica. Pero el paso final se dio cuatro años más tarde cuando deciden acabar con los extranjeros allí afincados, éstos en ese momento eran policías. Conseguido el propósito se declaran República Independiente Tule, bajo el protectorado de los EEUU, y este manifiesto lo dirigen a todas las naciones del mundo. El Gobierno establece conversaciones con los rebeldes y promete respetar sus derechos y no imponerles las escuelas. Solo atendería sus peticiones; de este modo se empieza abriendo las escuelas del sector central Narganá y Corazón de Jesús, y paulatinamente se reabren otras escuelas y se crean nuevas.

De modo fortuito vuelve la misión católica al sector central, esta vez compuesta por misioneros claretianos y franciscanas que se harían cargo de la educación y la dirección de las escuelas. Para poder atender a todos aquellos que son partidarios de la educación pero que no tienen escuela en las islas crean un internado para muchachos y otro para muchachas.

Por otra parte Alcibiades, indígena que había sido becado en los EEUU por la misión protestante, abre una escuela en Ailigandí con el apoyo de los dirigentes de aquella zona.

Con el correr de los años los alumnos que habían salido a estudiar fuera y tenían una cierta preparación fueron nombrados maestros en su territorio. Y en 1945 la educación de San Blas, territorio ocupado por los kunas, pasa a manos del Ministerio de Educación.

Nuestro estudio concluye en 1953 cuando se cumple medio siglo de educación o civilización y coincidiendo con la promulgación de la Carta Orgánica referida a los kunas.

Cubierta para La educación kuna: introducción del sistema educativo occidental en la cultura kuna de Panamá
Publicado
octubre 15, 2000
ISBN-13 (15)
978-84-7800-917-6
Fecha de publicación (01)
2000-10-15